Las altas capacidades son una realidad multidimensional que engloban aspectos cognitivos, motivacionales y emocionales. Muchos niños con alta capacidad rinden por debajo de lo esperado, algunos incluso fracasan.

Es fundamental identificar las necesidades educativas específicas de estos alumnos para poder ofrecerles una respuesta integral y que garantice su desarrollo armónico.

Desde edades tempranas se pueden valorar perfiles tanto cuantitativa como cualitativamente y prevenir desajustes o disincronías tanto internas como externas.

Tanto en la identificación como en la intervención han de participar todos los agentes educativos.