El TDAH es un trastorno que tiene, fundamentalmente, un origen neurobiológico que se inicia en la infancia y suele definirse por tres conjuntos de síntomas básicos: hiperactividad, falta de atención e impulsividad.

El primer paso es establecer un perfil cognitivo-atencional, estudiando las funciones ejecutivas y también variables emocionales y del entorno.

Diagnóstico diferencial con la herramienta-test AulaNesplora.

La intervención ha de ser integral teniendo en cuenta variables personales y también ambientales.

Nuevas tecnologías aplicadas con programas específicos de reeducación.